Pazport sitio web

Explorar temas
Síganos en Suscribete a nuestra newsletter

Memoria histórica

[Especial 3/3] La importancia del movimiento estudiantil en Colombia

por Editor, noviembre 20 de 2019.

[Especial 3/3] La importancia del movimiento estudiantil en Colombia

nombre de autor

por Editor

A través de este artículo invitamos al lector a hacer memoria y a comprender la actualidad de la Universidad Pública en un contexto de Paro Nacional.

Octubre-noviembre 2019

Por: Juan Santoyo
Felipe Páez Barahona
Ricardo Arcos-Palma

La corrupción en las instituciones públicas Universitarias: El caso de la Distrital de Bogotá

La corrupción en las entidades educativas públicas es un fenómeno visto en Colombia en varias ocasiones. Un año después de las movilizaciones de la MANE, el exdirector del Instituto de Extensión, Wilman Muñoz Prieto , fue acusado por la Dirección Nacional de Investigaciones Especiales de desviar recursos destinados al funcionamiento (cerca de 11.000 millones de pesos) de la Universidad para fines privados y de terceros entre julio de 2012 y enero de 2019. Este hecho deja implicado al actual rector de la Universidad Ricardo García y a dos rectores más anteriores a este.

En respuesta a estos hechos, estudiantes de la Universidad Distrital salieron en protesta para exigir la elección directa del rector por parte de la comunidad académica. Al día de hoy, la elección se hace mediante el Consejo Superior Universitario (CSU), cuyas decisiones han reproducido el clientelismo y la corrupción continua que aquejan las universidades públicas.

La represión excesiva de las fuerzas estatales durante las movilizaciones de octubre ha llegado a afectar al personal y los pacientes del Hospital San Ignacio de la Universidad Javeriana como también a estudiantes y transeúntes inocentes. Como respuesta a estos hechos, el movimiento estudiantil se ha reunido nuevamente en las calles de todo el país para protestar contra un gobierno que avanza las recetas neoliberales del FMI y la OCDE lo cual significa un recorte de gasto público, el aumento tributario a las clases medias y bajas y la venta de los activos del estado. Esto conlleva lentamente a una progresiva privatización de la universidad púbica.

Actualmente varias facultades de la Universidad Distrital se encuentran en paro. El movimiento estudiantil prepara una respuesta a nivel nacional a la recién aprobación del presupuesto general de la nación para el 2020, cuyo artículo 44 señala que “las universidades estatales pagarán las sentencias o fallos proferidos en contra de la Nación con los recursos asignados para estas”.

Iván Duque se enfrenta a un país que se dará cita el 21 de noviembre en las calles, llamando a un paro nacional contra el “paquetazo de Duque”, siguiendo las consignas de los vecinos ecuatorianos. Se reunirán nuevamente los estudiantes, junto a los indígenas, trabajadores y otros actores, pese a la campaña de estigmatización y persecusión que ha tenido por parte del Gobierno y miembros del Centro Democrático.

En Breve

La crisis que vive la universidad pública colombiana se puede resumir a tres asuntos de fondo. Un tema estructural, un tema coyuntural y un tema de visión. En cuanto al primero, el financiamiento de la Universidad pública está estructuralmente mal concebido. La reforma a la ley 30 no ha logrado financiar adecuadamente a las universidades públicas que necesitan 500.000 millones de pesos para poder cerrar el año escolar; 3,2 billones para gastos operacionales y 15 billones para saldar la deuda histórica que corresponde a los gastos estructurales de las Universidades.

La deuda hoy en día oscila entre 16 y 18,2 billones de pesos. Los auxilios económicos que los gobiernos han establecido con los movimientos estudiantiles son insuficientes. Este déficit se resume a tener menos docentes de planta y más de catedra u ocasionales, menos programas de bienestar universitario, menos los programas de investigación, menos apoyos académicos para hacer investigación en el extranjero, para la infraestructura, la tecnología, etc. 

Con respecto al segundo, el tema coyuntural, las matrículas universitarias han caído en el último semestre en el país. El presupuesto general de Nación al igual que el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno Duque deben inscribir esta prioridad para asegurar un aumento del financiamiento. Las movilizaciones estudiantiles exigen el cumplimiento total del pliego de exigencias hecho en 2018. Los recursos que se habían prometido en la última reforma tributaria (art. 684) no han llegado en su integralidad y se han destinado a financiar las becas en el ICETEX y el programa Ser pilo paga, como lo explica el Vicerrector administrativo de la Universidad de Antioquia, Ramon Javier Mesa.

Para terminar, Colombia, en la puja por entrar a la OCDE y hacer parte del “club de países”, no ha logrado concretar una visión certera del modelo que pueda desarrollar el país. Las instituciones de Ciencia y Tecnología (Colciencias), herramienta fundamental para el desarrollo de este campo en las universidades e institutos, ha tenido graves problemas administrativos que causan desestabilidad. Además de tener reducciones presupuestales desde 2012, “Colciencias se ha convertido en la bolsa de empleo de la presidencia (…) y eso es lamentable porque una entidad tan importante en el desarrollo de una nación convertida en un centro de clientelismo y de politiquería” apunta Alejandro Palacio, Representante estudiantil al consejo superior de la UNAL.

En esta puja, el SENA y la ESAP han sufrido recortes de mil millones de pesos y de 10% de menos en el presupuesto respectivamente. Además de estos recortes, las instituciones técnicas son desprestigiadas por el mismo modelo de educación elitista colombiano.

Presupuestos

El progresivo recorte de financiación a la educación colombiana ha sido por voluntad de los gobiernos colombianos.  Por el contrario, se ha preferido invertir en otros sectores como el de la defensa. El aumento militar se ha evidenciado desde el 2002 con el plan Colombia y la política de seguridad democrática del expresidente Álvaro Uribe Vélez. El Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés) publicó un informe que ubicó a Colombia como la nación suramericana que más porcentaje de su producto interno bruto (PIB) invirtió en gasto militar en 2018 con 3.1% de su PIB, equivalentes a USD 10.600 millones[1].

Fuente UNESCO

Fuente: datosbancomundial.org

La poca voluntad del Estado Colombiano por financiar la educación superior pública logra ubicar a Colombia como el país latino que menos invierte en educación según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE): el gobierno invierte 3.245 dólares por estudiante cuando la inversión sugerida por la OCDE debe ser de 10.000 dólares.

Si bien la inscripción a las universidades públicas en el país ha aumentado el número de inscritos a considerablemente desde 1996 (Tablero 1), el financiamiento presupuestal del Estado por estudiante ha caído drásticamente.

Tablero 1

Fuente: universidad.edu.co

Las movilizaciones estudiantiles en Colombia son fenómenos de resistencia que históricamente ha reunido diferentes sectores populares de la sociedad. Para forjar un futuro digno y sostenible para el pueblo colombiano, el gobierno debe apuntarle a la gratuidad de la universidad pública progresivamente.  Se debe entender la educación como un derecho universal y su gratuidad debe ser un imperativo, aún más, para países con índices de pobreza y subdesarrollo tan altos como los de Colombia.

Una nación sin educación está abocada a la barbarie.

Solo un pueblo educado es libre y emancipado.



[1] Más información https://www.utadeo.edu.co/sites/tadeo/files/collections/documents/field_attached_file/20190430cl010.pdf

gasto militar, Ivan Duque, Movimiento estudiantil, paquetazo

Más artículos

Justicia Transicional

Se desarticula inconstitucionalmente la Justicia para la Paz

por Sergio Saavedra, Redacción Pares

En el proyecto que se tramita en el Congreso la JEP queda reducida a una sala que investiga y juzga a los militares y otra diferente, a los excombatientes de las FARC.